Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Jesus?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Opinión | España | 20 enero, 2015 16:10

Las puertas correderas de cristal están de moda. Este tipo de sistema de cierre suele parecer de todo menos innovador. En muchas ocasiones cuando pensamos en estas puertas no podemos despegar la imagen del balcón de nuestra abuela o madre en su piso de Coslada hace treinta años atrás. 

Sin embargo, ¿Qué pensaríamos si nos dicen que están presenten muchas películas, series y catálogos de moda que consideramos "chic"? Sarah Jessica Parker en más de una escena se tomó un gin tonic frente a las puertas correderas de un ático en Nueva York, Jessie Pinkman y Heisenberg las cerraron más de una vez para evitar que se escapara el olor a metanfetamina e incluso sin ellas más de una campaña publicitaria no hubiera sido posible en Mad men.

Pero, entonces ¿Cómo es que no nos acordamos? ¿Será porque son realmente aburridas y convencionales? Nada más alejado de la realidad. Esto sucede porque las puertas correderas de cristal cumplen la función para la que fueron creadas; resalzar lo verdaderamente importante, su entorno. 

La decoración de interiores no consiste en llenar de objetos un espacio, sino en hacer que todos juntos creen un ambiente, creen un hogar, creen un lugar de trabajo. Por eso, las puertas correderas de cristal son ideales para convertir un piso en un hogar, una oficina en un lugar de cooperación. Y si nos aburrimos de ellas, siempre podemos llamar a una cristalero para que las convierta en una mesa de cristal, el mamaparas de baño o en una urna para exhibir nuestra próxima colección de barquitos de madera.

¿Te ha gustado el artículo de Jesus? ¡Compártelo!

294 visitas totales, 1 visitas hoy

0.0147% de visitas totales y 0.1435% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR