Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de jp1972?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Información | ESPAÑA | 27 febrero, 2013 12:04

Una de las principales razones porque el hormigón impreso está perdiendo cierta popularidad, reside en la fisuración o agrietamiento de la losa de hormigón. Esto puede ser debido a varias razones, pero una de las más comunes consiste en una mala preparación del terreno.

Me he encontrado muchas veces con obras en las que la dirección ha utilizado fibras de polipropileno como sustituto del mallazo. Esto es un grave error ya que las fibras ayudan a disminuir las fisuras por retracción en las edades tempranas del fraguado del hormigón, pero nunca podrán suplir la fortaleza que proporciona un mallazo. Para esto tendríamos que hablar de determinadas fibras metálicas, cuyo precio y dosificación son mayores.

Comentamos recomendaciones en la preparación de un terreno en el que se va a realizar una solera de hormigón impreso:

Sobre un terreno se añade una capa de zahorra, que estará alrededor de unos 10 o 15 cms.

Esa capa se nivela mediante la adición de arena.

Con una lámina de pvc se evitarán tensiones por rozamiento, además de un secado prematuro del hormigón.

 

Sobre un forjado, no es necesario seguir estas serie de precauciones. Con la adición de fibras de polipropileno y una ligera hidratación del soporte puede ser suficiente. El uso de un puente de unión también puede ser interesante para una buena adherencia entre hormigón nuevo y viejo.

La formación de fisuras o grietas a las varias semanas o meses de haberse realizado el trabajo provoca gran frustración en el dueño de la obra, y las conclusiones finales son que el hormigón impreso “se raja”.

La colocación del mallazo también suele ser un factor decisivo. Si colocamos el mallazo “tirado” sobre el terreno, su actuación no será la correcta. La colocación del mallazo debe hacerse en el tercio superior de la cara del hormigón, a unos cuatro centímetros.

Si la solera se realiza en verano, habrá que tomar unas recomendaciones especiales para evitar la deshidratación del hormigón, recordar que el fraguado del cemento se ve alterado a partir de los 35 grados de temperatura.

Otras razones del agrietamiento pueden ser:

Mal diseño de juntas de dilatación o realización tardía de las mismas.

El espesor de la losa de hormigón suele ser una de las bazas que utilizan las empresas poco serias para ajustar el precio de un presupuesto. Si has contratado un precio muy barato para realizar tu hormigón impreso, vigila que se aplican los centímetros que la dirección de obra te ha aconsejado. Estos suelen ser unos 10 centímetros de losa de hormigón.


Puedes consultar esta información acerca de la fabricación de baldosas hidráulicas, otra opción de pavimentación.

¿Te ha gustado el artículo de jp1972? ¡Compártelo!

729 visitas totales, 1 visitas hoy

0.0362% de visitas totales y 0.3559% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR