Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Contenidos7?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Información | España | 11 junio, 2015 15:28

Cuando pensamos en un trabajo de restauración bien hecho, es verdad que sobre todo solemos centrarnos en el arte: una pintura del siglo XVII que parece haber sido pintada de nuevo en el siglo XXI, una escultura que recupera sus brazos o su cabeza, un edificio que vuelve a tener una fachada principal impecable gracias a los trabajos de reconstrucción más actuales… Sin embargo, eso de restaurar podemos aplicarlo a muchas cosas, incluso a ámbitos de la vida cotidiana, y no por eso perdería en absoluto su valor. Porque yo creo que da igual la esfera en la que estemos situados: devolverle a algo la vida que tuvo antaño siempre es un trabajo artístico en sí mismo.

Les voy a poner un ejemplo que, tal vez, a priori les suene un poco tonto: una cocina. Sí, una cocina vieja que todavía funciona a gas y que ni siquiera tiene microondas. ¡Qué cosa más vieja!, pensarán ustedes; y tendrán razón, pero la solución no es echarla abajo ni mucho menos. Porque, tal y como está ahora de valorado el mercado de la venta y el alquiler de viviendas, les aseguro que hay muchas personas, desde dueños de tiendas de electrodomésticos hasta decoradores de interiores, que estarían más que dispuestos a convertir esa vieja cocina de mediados del siglo XX en algo digno de la tecnología actual. Volvamos a eso de las tiendas y visiten, en particular, esta, para obtener más información: http://www.andorrafreemarket.com.

Como pueden ver, las posibilidades de compra de electrodomésticos baratos, y encima con una excelente relación calidad-precio, son muchos. La vieja cocina puede pasar a ser moderna gracias a la presencia de un frigorífico Balay o de una lavadora Siemmens. Luego, solo habría que cambiar por completo los azulejos de la pared y las baldosas y, tal vez, colgar algunos cuadros de motivos rústicos. Repito: ¿me van a discutir de verdad que un trabajo así no puede ser considerado artístico? permíteme que lo ponga en duda. Yo, que he presenciado en primera fila la transformación de muchas casas antiguas en general, doy fe de ello y también lo juro.

¿Te ha gustado el artículo de Contenidos7? ¡Compártelo!

238 visitas totales, 1 visitas hoy

0.0119% de visitas totales y 0.1307% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR