Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Jaime1957?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Opinión | ESPAÑA | 18 julio, 2013 9:29

En los diferentes juegos eróticos que utilizan las mujeres, el abanico es uno de los utilizados para crear verdaderos encuentros afrodisíacos hacia el hombre, vamos a describirlos.

El uso del abanico viene de muchos siglos atrás en la historia de la civilización, griegos, romanos y egipcios ya hacían uso de él; también tuvo un gran auge de su uso en la civilización japonesa, pero fue con su legada a Europa cuando comenzó a usarse como una verdadera pieza en las manos de las mujeres que les sirvió para desarrollar todo un completo lenguaje con sus diferentes posiciones y gestos.

La reina Catalina de Médicis, introdujo el abanico en la corte francesa, luciéndolos cogidos a su cintura con cadenas siempre de plata y oro, lo que hizo que despertara el interés de las damas en otras cortes europeas.

Más tarde en la época del renacimiento todas las mujeres eran poseedoras de un abanico, siendo muy apreciados como regalo a las mujeres.

En Italia, y más concretamente en Venecia, se utilizaron mucho para el desarrollo del Carnaval veneciano, como una especie de máscara para tapar la cara.

Durante la época de esplendor de los reinados en Francia tanto de Luis XIV como de Luis XV, fue cuando en Europa tuvo su punto álgido el uso del abanico, siendo un complemento principal en el vestuario de las damas. Los había de todo tipo de materiales, pintados a mano, con terminaciones de gasas, con varillas de nácar, plata marfil, maderas nobles etc.

El abanico jugó un papel importantísimo en las manos de las mujeres. En al siglo XVI, hubo un escritor inglés, Joseph Addison que escribió en referencia al abanico, “los hombre portan espada y las mujeres abanico”. El abanico tuvo y tiene su propia forma de expresarse, detrás de un abanico, una dama hacía confidencias a otra dama, o asentía a las pretensiones de un amante, al igual que daba ilusión a un pretendiente.

Fue en el siglo XVIII, cuando bajo el amparo del conde de Floridablanca, se instala en España un artesano francés llamado Eugenio Prost, el cual diseña y produce innumerables modelos de abanicos, de tal manera que revoluciona el mercado de este complemento convirtiendo a España como uno de los países punteros en la producción de abanicos. También en España al principio el uso del abanico era indistintamente para hombres y mujeres, los hombres los usaban bastante más pequeños debido a que tenis que caberles en el bolsillo del pantalón.

A partir del siglo XX, pasa a ser un elemento de uso exclusivo de la mujer, las cuales mediante sus diferentes posiciones, bien abierto o cerrado, y sus varias formas de abanicar, crean lo que se denomina el lenguaje del abanico.

En la actualidad, la única escuela de abanicos del Mundo se encuentra en Cadiz, aunque la cuna de la fabricación, desarrollo de materiales, diseños, artesanos etc, se asienta en la población valenciana de Aldaya, desde donde se exportan fabricaciones industriales y obras de arte a todo el mundo.

La fabricación y montaje de un abanico consta de distintas piezas, las cuales sean del material que sean, siempre se llaman de la misma forma.

Baraja, es la base rígida y plegable del abanico.

La tela que se pega a la baraja, se llama País, y aquellos abanicos económicos que no tienen esta tela, se llaman de baraja.

Las varillas que comportan el abanico, estas pueden ser de muy diversos materiales, madera, plástico, nácar, etc., suelen estar pintadas y caladas, a estos diferentes agujeros, formas y dibujos se les llama calado.

Tanto la primara como la última de las varillas, son más gruesas que las demás, pues aparte de soportar más presión, han de contener una vez cerrado a las demás, se les llama Caberas.

Una vez que ya tenemos el abanico en las manos de una mujer, vamos a explicar el lenguaje significativo de algunas de las posturas el mismo.

El abanicarse rápidamente significa “te amo intensamente”

Al abanicarse lentamente o abrir y cerrar el abanico muy despacio, significa “cuidado, estoy comprometida”, o “estoy casada”.

Cerrar el abanico despacio y apoyarlo sobre la mejilla derecha significa un “si”.

Sin embargo cerrarlo rápido apoyándolo sobre la mejilla izquierda es un claro “no”.

Dejar caer el abanico al suelo para que lo recoja el hombre, significa “te pertenezco”

Abanicarse alto, levantando los cabellos o el flequillo, significa”no te he olvidado, pienso en ti”.

Si una mujer cuanta delante de un hombre las varillas del abanico o desliza sus dedos sobre ellas, le esta diciendo”quiero hablas contigo”

Si con el abanico se cubre del sol cuando un hombre le dice algo a una mujer, le esta contestando “no me gustas, para mi eres feo”.

Cuando una mujer le presta el abanico a un hombre significa “malos presagios”

Si una mujer le da el abanico a su madre en presencia de un hombre significa “no me interesas, se acabó, te despido, se terminó”.

Dar un golpe sobre algún objeto con el abanico es señal inequívoca de “impaciencia”.

Al sujetar abierto el abanico con las dos manos, el mensaje es  muy claro “es mejor que me olvides”

Cubrirse los ojos con al abanico abierto significa “te quiero”.

Si se cubre la cara con el abanico abierto, significa “sígueme cuando me vaya”.

Pasarse el abanico por los ojos, significa “lo siento, vete por favor”, pero si se pasa el abanico cerrado por los ojos, esta diciendo “¿Cuándo te puede ver?”.

Si una dama apoya su abanico a medio abrir sobre sus labios, el mensaje que esta transmitiendo al hombre es el de “me puedes besar”, sin embargo si apoya sus labios sobre el abanico esta demostrando una total “desconfianza”.

Si una mujer esta hablando con un hombre y lleva su abanico en la mano izquierda, nos alberga esperanza, puesto que esta transmitiendo que “quiere conocerte”, al contrario de si lo lleva o lo mueva con la mano derecha, nos esta comunicando que “quiere a otro”.

Si mueve el abanico con la mano izquierda mientras hablamos, nos esta advirtiendo que “hay que tener cautela porque nos observan”.

Si la dama pretendida se encuentra en un balcón y entra y sale con el abanico abierto y abanicándose, nos esta transmitiendo “espera, saldré pronto”

Al contrario, si se deja el abanico cerrado en el balcón, o sale de él con el abanico cerrado, le transmite que “ya no saldré más”.

Si desde el balcón lanza el abanico, ya nos podemos olvidar de ella, nos acaba de transmitir “te odio, se acabo, adiós”.

Si una mujer en presencia de un hombre apoya el abanico abierto sobre su corazón el mensaje que le transmite es el de “te quiero, sufro por tu amor”.

Rozar el abanico sobre la oreja derecha significa “no vayas a revelar nuestro amor”

Pero si el roce del abanico es sobre la oreja izquierda, nos esta comunicando “no quiero verte más, déjame tranquila”.

La hora para quedar en una cita se realiza tocando o abriendo cierto número de varillas del abanico, las varillas tocadas o abiertas marcarán la hora de la cita.

Al pasar el abanico de una mano a otra, nos esta diciendo “eres un atrevido”.

Este lenguaje, es todo un completo ritual en los juegos eróticos de la mujer con un simple abanico en sus manos.

Durante muchos siglos ha servido para que las damas expresasen sus opiniones y sus respuestas a las pretensiones de los caballeros, ha sido y es un lenguaje que contiene un gran componente sensual, y durante muchos años podemos decir que ha sido como los  juegos de parejas entre el caballero que pretendía los favores de la dama y ella respondiendo, bien cerrándole la puerta desde el primer momento, o llevándolo con sus movimientos de abanico a momentos de fantasía amorosa.

¿Te ha gustado el artículo de Jaime1957? ¡Compártelo!

738 visitas totales, 3 visitas hoy

0.0368% de visitas totales y 0.4444% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR