Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Milady?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Ensayo | ESPAÑA | 8 noviembre, 2011 15:20

 

 

El paraíso del juego se llama Las Vegas. Toda una ciudad creada como un parque temático, con edificios que recrean las maravillas de todo el mundo, luces encendidas las veinticuatro horas del día. Mesas de ruleta, máquinas tragaperras. Todo lo que tienes al alcance en una página de apuestas como bwin, la ilusión de los juegos de poker online, pero concebido como un espacio de ocio para adultos. Es como el Disneyland para mayores, que no todo el ocio debe ser un juego de niños.

Todo a lo grande

Las Vegas tiene un halo de lugar de vicios y muy poco de natural. En las Vegas todo es grandilocuente, empezando por la propia ciudad creada en medio de la nada, del desierto. Pero es un lugar único en el mundo, y por tanto merece la pena para ser visitado. Porque en ninguna otra parte podrás observar cómo un edificio con cinco años se ha quedado antiguo, obsoleto, absorbido por la exagerada excentricidad de los demás hoteles o casinos creados a su alrededor. Es, lo veamos como lo veamos, una huella completamente humana. Las luces de las Vegas son perfectamente distinguibles por los astronautas que orbitan en la Estación Espacial. Y es una ciudad que es símbolo de una época, con toda su exageración y extravagancia. Es la Domus Áurea de Nerón en el siglo XX. Desaparecerá y será nombrada como un ejemplo único de algo que no se puede encontrar ningún otro lugar.

El pequeño Las Vegas

Así que ante la imposibilidad de ir en la realidad hago como Mecano en su vieja canción: Las Vegas es un paraíso que a veces yo me monto en mi piso. Abro bwin, apuesto en juegos de poker online… son de lo que no hay… ay… Eso sí, lo de casarme disfrazado de Elvis creo que lo dejaré aparcado. Hay locuras que ni siquiera en las Vegas.

¿Te ha gustado el artículo de Milady? ¡Compártelo!

1045 visitas totales, 3 visitas hoy

0.0515% de visitas totales y 0.3122% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR