Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de marcos renuevo?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin

La crisis económica que asola a Europa ha provocado que gran parte del tejido productivo industrial se deteriore gravemente. En algunos casos, como el de España, se han perdido sectores industriales que muy difícilmente podrán recuperar los niveles a los que se encontraban antes de 2008, fecha aproximada del inicio de la recesión económica. Este hecho ha provocado que desde el Consejo de Europa se haya apostado por fomentar una reindustrialización de la UE. Así que forma parte de la responsabilidad de los diferentes gobiernos europeos mejorar inputs tan básicos como la tarifa de la luz para las empresas, uno de los principales gastos para estas. Mejorar la competitividad energética de las empresas, por lo tanto, forma parte de esta nueva estrategia de reindustrialización.

En España, la AEGE (Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía), de la que forman parte empresas vinculadas al sector de la siderurgia, de los metales o de la química, apuesta por esta iniciativa europea. De hecho, el índice de productividad de todas las empresas que forman parte de la AEGE es comparable al de los países más avanzados de Europa. En España, este conjunto de empresas representaron el 12% de todo el consumo nacional de energía eléctrica del país durante 2014, razón por la cual apuestan por mejorar el precio del kwh, ya que la electricidad es el input principal para la industria básica. Además, este conjunto de empresas reúne más de 200.000 puestos de trabajo y solo el año pasado realizó una factura agregada de más de 20.000 millones de euros.

Medidas para reindustrializar España

En la actualidad, la contribución del tejido productivo industrial al PIB alcanza un 13%. El objetivo planteado por Europa para 2020 y también por el Gobierno de España es llegar hasta el 20%. Este hecho se ha convertido en una necesidad para volver al crecimiento y a generar riqueza, aunque para ello hay que hacer más competitivos algunos factores básicos para la industria como por ejemplo reducir la tarifa de la luz para empresas y el coste de acceso a la energía en general. Esos requisitos son los siguientes:

  • Consciencia de la importancia de la iniciativa pública y privada: es necesaria una sintonía entre ambas iniciativas para poder añadir un plus al proceso de reindustrialización española. El sector público debe adquirir nuevamente un papel importante dentro del sector industrial debido a su papel integrador y a su potente poder de inversión.
  • Enfocar la industria a la economía digital: es muy importante llevar a cabo procesos de desarrollo tecnológico para que las empresas españolas puedan competir al mismo nivel que sus homólogas europeas.
  • Reducir el coste de la energía: como se ha dicho anteriormente, la electricidad es un recurso fundamental para la mayor parte de la industria básica. Por eso, es de vital importancia que la industria pueda acceder a la red eléctrica con unas tarifas del precio de la luz para empresas más competitiva.
  • Apostar por la innovación: para ello, es necesario contar con capital humano formado en las diversas áreas industriales, que permitan innovar y explorar campos nuevos. Este hecho permitirá a las empresas adaptarse a las nuevas necesidades y retos del mercado.
  • Construir un nuevo modelo productivo: será necesario, por lo tanto, iniciar una política macroeconómica más sensible a las necesidades del sector industrial, sobre todo en lo que se refiere a la tarifa de la luz y al coste energético en general. Además de esto, es necesario realizar una adecuada inversión productiva y tener en cuenta la necesaria internacionalización de la industria española.

En definitiva, el reto de la economía española es aumentar las fortalezas y, por otra parte, adquirir otras nuevas para ser más competitivas y poder expandir el mercado más allá de la UE. Y, sobre todo, corregir las debilidades endémicas del sector. Como por ejemplo, la baja productividad, el precio de la tarifa de la luz para las empresas, el alto desempleo y la baja inversión en I+D.

¿Te ha gustado el artículo de marcos renuevo? ¡Compártelo!

255 visitas totales, 5 visitas hoy

0.0126% de visitas totales y 0.5429% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR