Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Milady?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Opinión | ESPAÑA | 5 noviembre, 2012 13:30

Todavía recuerdo el día que cumplí veinte años. Mi hermana pequeña me dijo: Caramba, con veinte años ya no vas a poder divertirte más. Entonces me pareció que en cierto modo ella tenía razón. Pero ahora tengo más de cincuenta y recuerdo aquél momento con cariño. Qué segura de sí misma es la juventud.

Afortunadamente la vida permite que disfrutes y te diviertas a cualquier edad. Ahora aprovecho las numerosas ofertas especiales para seniors que están a mi disposición y disfruto de mis años y de mi experiencia de una forma más sosegada pero en absoluto menos interesante que a los veinte. La vitalidad seguro que no es la misma, pero la verdad es que mientras paseaba a la orilla del mar de la mano de mi mujer desde nuestro hotel en San Sebastián no lo sentía así.

Cada cosa con su encanto

Lo importante es saber adaptarse a la edad que se tiene y coger lo mejor de cada una. Tengo amigos que se asustan ante la palabra senior, pero también hubo un momento en que nos causó asombro que un niño nos llamase “señor” a pesar de lo jóvenes que éramos. El hecho de poder acogernos a las ofertas especiales para seniors sólo significa que nuestra vida ha cubierto una etapa más y que estamos en la siguiente fase del camino. Pero el camino continúa y esta fase es tan hermosa como las anteriores y como las que quedan por venir.

Sentirse vivo

A mis años me gusta disfrutar de las cosas buenas de la vida, pocas pero seguras. Paladearlas despacio, dejarlas hacerse sentir. Mi última escapada a la costa vasca fue muy diferente a la primera. En aquella, hace casi cuarenta años, la pandilla de amigos no dejamos ninguna taberna de la zona vieja por recorrer. Buscábamos todos los descuentos para jóvenes en lugar de las ofertas especiales para seniors, nos retábamos a locuras imposibles, tratábamos de charlar con todas las muchachas. En esta ocasión viajé con mi mujer. Nos alojamos en un maravilloso hotel en San Sebastián, cercano a la playa de Ondarreta. Disfrutamos de la excelente cocina vasca y de la tranquilidad de la ciudad antigua, donde seguramente seguirá habiendo bares nocturnos que ya no me interesan. Pudimos olvidarnos de nuestras rutinas y jugar a ser novios de nuevo. En definitiva, sentirnos vivos y vivir, no importa la edad.

¿Te ha gustado el artículo de Milady? ¡Compártelo!

601 visitas totales, 5 visitas hoy

0.0296% de visitas totales y 0.5086% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR