Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Milady?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Opinión | ESPAÑA | 25 enero, 2012 20:36

La sabiduría popular llevada a términos de la eficiencia energética sería igualmente válida. Y es que es menos necesario recortar el gasto de energía eléctrica en una casa si está concebida ya para gastar lo menos posible.

Empezar por la construcción

La eficiencia energética debe tenerse en cuenta desde el momento de la elección de la ubicación de la vivienda dentro de la parcela, y su orientación. Si situamos los porches en una zona soleada estaremos asegurándonos una zona de calor en invierno donde poder disfrutar al aire libre. Una vivienda orientada al norte será más fría y por tanto requerirá un mayor gasto de calefacción.

Vigilar los detalles

Lo más importante en cualquier vivienda es su adecuado aislamiento térmico, y es que de nuevo si no entra el frío en la casa no hay que sacarlo. Ventanas bien selladas y materiales de construcción adecuados son imprescindibles en esta tarea. Tampoco debemos olvidar utilizar la calefacción de forma eficiente. No es sano ni ecológico caminar por la casa descalzo y en tirantes en invierno o tener que usar una chaquetita en verano para paliar el fresco del aire acondicionado. Lo ideal es mantener una temperatura de 21 grados en los meses fríos y de unos 26 en los calientes; son temperaturas que aseguran el confort y que se adecuan a cada época del año. Disfrutar de los porches en verano y de las buhardillas en las noches de invierno. Colocar las ventanas de modo que pueda aprovecharse lo más posible la luz natural.

En resumen: El secreto de la eficiencia energética consiste en convivir con nuestro medio, adaptándonos en lo posible a él.

¿Te ha gustado el artículo de Milady? ¡Compártelo!

737 visitas totales, 3 visitas hoy

0.0364% de visitas totales y 0.3128% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR