Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de LVillar?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Información | España | 26 agosto, 2015 12:08

En la limpieza hospitalaria, más allá de las limpiezas generales habituales, se busca un especial énfasis en la correcta desinfección evitando posibles focos de contaminación. La detección de los puntos críticos y su seguimiento y control, resulta fundamental para garantizar las cotas necesarias de higiene y desinfección.

El personal de la empresa de limpieza que desarrollará los trabajos debe seguir un plan de trabajo con especificaciones detalladas, así como mostrarse receptivo ante las instrucciones recibidas y la adaptación a las nuevas técnicas de limpieza y desinfección. Así mismo debe extremar su higiene diaria personal, llevar el cabello recogido, uniforme limpio y completo, zapato cerrado y evitar accesorios como pulseras de tela o tejidas.

Existirán 3 tipos de áreas de limpieza en un hospital o clínica. Zonas críticas: quirófanos, laboratorio, banco de sangre, hospitalización, urgencias,.. No críticas: oficinas, consultorios, escaleras, elevadores, etc. Semicríticas: cuartos de curación, almacenes y pasillos, baños, etc.

Se establecen rutinas y horarios de limpieza para cada área, determinando los útiles de limpieza a utilizar. Según áreas a limpiar, el material y productos utilizados variarán, pudiendo utilizar agua limpia o con jabón, soluciones cloradas y productos desinfectantes, teniendo en cuenta de qué zonas se tratan y siempre utilizando el material de limpieza específicamente para la zona asignada, para evitar diseminar agentes patógenos.

La limpieza debe realizarse de arriba hacia abajo, iniciando con techos, lámparas, y paredes  para finalizar con el suelo.

En las distintas dependencias la limpieza siempre deberá ser de adentro hacia afuera, es decir, empezando por el lado opuesto a la entrada.

De lo limpio a lo sucio, deberemos empezar por lo más limpio para terminar con lo más contaminado, para reducir la dispersión de dicha contaminación.

Las técnicas de limpieza básicas en la limpieza hospitalaria consisten en el lavado, técnica húmeda y técnica de doble cubo. Lavado: se realiza para la limpieza de superficies removiendo la suciedad con diferentes frecuencias según lo establecido en el plan de limpieza. Técnica húmeda, ante el riego de levantar contaminantes del suelo, no se permite el barrido realizando siempre la limpieza húmeda. La técnica de doble cubo se refiere a la utilización de cloro u otros desinfectantes y posteriormente agua limpia para aclarar.

¿Te ha gustado el artículo de LVillar? ¡Compártelo!

248 visitas totales, 1 visitas hoy

0.0123% de visitas totales y 0.1361% de visitas hoy en MyArticulo

  

¡Vaya! de momento LVillar no ha escrito más artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR