Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Busca en categorías
Actualidad y Noticias
Aficiones
Amor y Pareja
Arte
Artículos Cientí­ficos
Automóviles
Baloncesto
Belleza
Blog Social
Ciencias Matemáticas y Tecnológicas
Cine
Conciertos
Cultura
Deportes
Educación
Electrónica
Electrónica General
Empresas
Familia
Fútbol
Gastronomí­a
Hogar
Humor
Internet
Mascotas y animales
Medio Ambiente
Motor
Música
Naturales
Negocios
Nuevas Tecnologí­as
Ocio
Otros
Polí­tica
Raqueta
Recetas
Restaurantes
Salud
Sociales y Jurí­dicas
Sociedad
Software
Viajes y Turismo
Videojuegos
Cerrar
¿Te está gustando el artículo de Laura Garcia Sanjorge?

¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Google
Linkedin
Información | ESPAÑA | 26 junio, 2013 11:36

Según la  Ley de la Ordenación de la Edificación (LOE), ésta se aplica para proteger al propietario de los defectos constructivos que se produzcan en la vivienda o en cualquiera de las partes de edificio, así como sus instalaciones, elementos comunes, etc.

Hay tre tipos de defectos constructivos:
•    Daños estructurales. Son los producidos en elementos estructurales del edificio y que comprometan su resistencia mecánica y su estabilidad.

•    Daños que afectan a la habitabilidad. Son los que pueden afectar no solo al edificio sino también a sus instalaciones (calefacción, gas, agua, electricidad…) y a su habitabilidad (aislamiento térmico, higiene, salud, protección del medio ambiente…).

•    Daños por defectos menores de ejecución.  Los desperfectos puramente estéticos que afectan a la terminación o al acabado.

El culpable de los defectos constructivos es el agente constructivo que debería haber realizado la tarea no cumplida o deficientemente cumplida (arquitecto, aparejador, constructor, etc.), de manera que es él quien tiene que probar que ha actuado correctamente.

– Quién ha de reclamar la indemnización.
La LOE reconoce el derecho a reclamar la indemnización a los propietarios actuales de las viviendas y de las edificaciones, así como a quienes se las adquieran a ellos.
También puede realizar la reclamación el Presidente de la Comunidad sobre los daños en elementos comunes y también sobre los daños en las viviendas de los propietarios, previo acuerdo en la Junta de Propietarios.

– Contra quién ha de dirigirse la reclamación.
La reclamación puede dirigirse contra las personas (físicas o jurídicas) que intervinieron en cualquier fase de las obras en cuyo ámbito se haya producido la deficiencia:  el arquitecto, el aparejador, el constructor…

– Plazos para la reclamación.
El plazo de garantía es el plazo en el que deben aparecer los defectos. A partir de la aparición de los defectos, existe otro plazo,  el de prescripción, para presentar las reclamaciones.

– El plazo de garantía varía para las tres categorías de daños:
•    Daños estructurales: 10 años.
•    Daños que afectan a la habitabilidad: 3 años.
•    Daños de terminación o acabado: 1 año.
El plazo de prescripción es el mismo para las tres categorías de daños: 2 años.

– Cómo se indemniza: reparación o pago de dinero.
Hasta hace muy poco, los tribunales sólo permitían la indemnización a través de la reparación de los defectos, por lo que el reclamante no solía confiar en la correcta reparación de los daños por el mismo constructor.
Por eso ya se permite que la reclamación se ejecute realizando el pago del coste de las obras de reparación, para que el reclamante decida qué hacer con dicho importe: contratar la reparación a otra empresa, etc.

¿Te ha gustado el artículo de Laura Garcia Sanjorge? ¡Compártelo!

729 visitas totales, 1 visitas hoy

0.0366% de visitas totales y 1.3% de visitas hoy en MyArticulo

  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios además de para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pinche el ENLACE para mayor información.

ACEPTAR